ME AMÉ, NO ME DI CUENTA (el otro camino de Ofelia)

Ofelia (la de Hamlet) y Emilia (de Santa Teresa) se encuentran con la Jardinera. Las tres tienen un lazo en común, un parentesco. La Jardinera las encuentra cuando viene a realizar su trabajo en la tierra y comienza así el tiempo del ritual, de la historia de una mujer que cuenta la historia de otra mujer a otra mujer que a su vez pasó la historia a otra mujer y así … hasta que ella la pasará a un nuevo espectador/a.

Es la historia de Ofelia de Shakespeare separada de su texto de nacimiento, separada de la historia que cuentan los otros. Leyendo en los silencios, creando en los intersticios que nos deja el poeta inglés.  Es una Ofelia que tal vez no muera, y a la cual tal vez se le empiece a conocer mamá.

Es también la historia de Emilia, encerrada en la colonia de Oliveros, a quien se dice “loca” porque está accionando en un código al cual no se sabe cómo responder. Que nos des-codifica, nos des-coloca. Que dice y hace cosas muchas veces impulsada por otro uso de la razón al cual no llamaríamos “sin razón”.